National Geographic presenta su programa “Tesoros Perdidos de los mayas” desde el domingo 11 de Febrero

De Egipto a China, las grandes civilizaciones del mundo antiguo se han estudiado por años y se las puede reconocer al instante. La maya, una de las civilizaciones antiguas más misteriosas, nunca había sido ubicada en la misma escala, hasta hoy. Un relevamiento pionero de la jungla guatemalteca reveló, a través de un mapeo subterráneo en la cubierta forestal, más de 60.000 estructuras desconocidas y puso al descubierto una vasta red de ciudades, fortificaciones, granjas y rutas. También dejó a la vista un gran trabajo de ingeniería y áreas agrícolas especializadas capaces de proveer sustento alimenticio a una población masiva a un nivel casi industrial. Esta concepción totalmente nueva acerca de las grandes creencias que se tenían sobre los mayas se relata por primera vez en “Tesoros Perdidos de los mayas”, de National Geographic que se estrena el domingo 11 de febrero a las 23.00 hs.

 

Durante décadas los arqueólogos trabajaron en la jungla para reconstituir su conocimiento sobre los mayas. Sus hallazgos llevaron a la teoría de que las ciudades mayas estaban aisladas y eran autosuficientes. Sin embargo, esta creencia de larga data es hoy rebatida por la iniciativa guatemalteca PACUNAM LiDAR (Light Detection and Ranging, por sus siglas en inglés), un consorcio de más de 30 científicos y arqueólogos pertenecientes a instituciones académicas líderes a nivel mundial, organizado y financiado por la Fundación PACUNAM, la que ha utilizado una costosa tecnología para relevar por vía aérea más de 2.000 kilómetros cuadrados de selva. Los hallazgos -representados en asombrosos y modernos mapas digitales y en una aplicación de realidad aumentada que transforma los datos aéreos en una vista del terreno, diseñada exclusivamente para el documental– muestran el paisaje debajo del follaje sin tener que cortar ni un solo árbol. Anteriormente se había sugerido una población estimada de maya de entre 1 y 2 millones de habitantes, mientras que los nuevos datos estiman que unos 20 millones de habitantes vivieron a lo largo de las llanuras mayas – una cantidad que representa alrededor de la mitad de la población europea total en aquel momento, en un área con apenas el tamaño de Italia.

 

“Parece un truco de magia”, comenta en el especial de una hora Tom Garrison, uno de los arqueólogos que lideran el proyecto, y agrega, “Este relevamiento es uno de los desarrollos más importantes en la arqueología maya de los últimos 100 años”.

 

A medida que los arqueólogos reconstituyen los detalles sobre la complejidad y extensión de la civilización maya, también dirigen su mirada a quiénes fueron los responsables de dirigir una sociedad tan vasta. Tesoros Perdidos de los Maya”revela de qué modo una obscura dinastía real conocida como los Reyes Serpiente llegaron a dominar el mundo maya mediante conquistas, matrimonios y reyes que eran títeres. Los Reyes Serpiente eran totalmente desconocidos, hasta que los expertos descifraron las inscripciones mayas y ahora las evidencias apuntan a que su poder se extendió desde México y Belice, y a lo largo de Guatemala. Incluso en 562, llegaron a conquistar Tikal, la ciudad maya más importante de todas.

 

Tikal, un popular destino turístico y una de las ciudades más estudiadas del mundo maya, hoy se mira desde una nueva perspectiva gracias al relevamiento LiDAR que ha expuesto una pirámide antes desconocida en el mismo centro de la ciudad. Anteriormente considerada por los arqueólogos como una formación natural, este hallazgo se convirtió en uno de los más importantes en Tikal central durante décadas. Además, los datos del LiDAR revelan que la ciudad es tres o cuatro veces más grande de lo que se creía anteriormente. En las afueras de Tikal y de muchas otras ubicaciones, los datos del LiDAR muestran extensas defensas y fortificaciones, que apoyan esta completa nueva teoría de que los mayas participaban en guerras a gran escala.

 

Francisco Estrada-Belli, un explorador de National Geographic y uno de los arqueólogos que lideran en conjunto la iniciativa, ha estado explorando la Antigua ciudad maya de Holmul durante casi dos décadas, y ha descubierto evidencias del legado de los Reyes Serpiente a lo largo de su búsqueda. Al excavar un friso gigante grabado en piedra y una tumba real en la profundidad de las pirámides de la ciudad, ha reconstituido pistas sobre un rey y una reina del siglo XVII, parte de la vasta dinastía de los Reyes Serpiente. En el valle inundado que rodea la ciudad, el arqueólogo utiliza los datos del LiDAR para demostrar el modo en que miles de hectáreas fueron drenadas, irrigadas y convertidas en tierras de cultivo a una escala asombrosa. Al igual que en el valle central de California, el área de 20 kilómetros de largo habría estado cubierta de granjas con el potencial de proveer alimento a toda la región cercana a Tikal.

 

“Hay ciudades enteras de las cuales no teníamos conocimiento, que están apareciendo ahora gracias a los datos del relevamiento”, dice Estrada-Belli en el especial de National Geographic. “Hay 20.000 kilometres cuadrados más para explorar y seguramente encontremos ciento de ciudades que hoy desconocemos. Se los puedo asegurar”.